Los 5 componentes del desempeño y la Felicidad en el Trabajo

Las investigaciones con más de 18,000 personas alrededor del mundo dicen que los empleados que reportan ser felices en su trabajo producen más, permanecen más tiempo en sus empleos, se enferman menos y son grandes embajadores de las marcas para las que trabajan. Sobre todo, aman lo que hacen y quieren hacer más de lo mismo.


Todo esto conduce a los cinco principales impulsores  (5 Cs) que impactan la Felicidad en el Trabajo:

1. Contribución: El esfuerzo que cada uno hace

Este esfuerzo se construye desde actividades claves en el trabajo como: tener metas claras, moverse positivamente hacia ellas, hablar de los problemas que pueden evitar que logre los objetivos y sentirse escuchado cuando lo hace. Un empleado dará lo mejor de sí cuando se siente apreciado y valorado por su jefe y colegas. Es decir, no sólo se trata de cumplir con su trabajo sino también de poder hacerlo construyendo espacios colaborativos.


2. Convicción: Motivación a corto plazo

Estos son las cosas claves que permiten avanzar cuando las cosas se ponen difíciles. Sentirse motivado sabiendo que se es resiliente y se trabaja de manera eficiente y efectiva. Tener sentido de propósito, es decir reconocer el impacto que el trabajo de cada uno tiene en su mundo laboral.


3. Cultura: Sentir que encaja

Desempeño y felicidad en el trabajo son realmente altos si los empleados sienten que encajan en la cultura organizacional. Aquí se mide la afinidad de las personas con los valores y políticas de la organización y la relación con los colegas. 


4. Compromiso: Relación de largo plazo

El compromiso es muy importante porque es lo que ofrece las razones macro de porque se hace el trabajo que cada uno hace. Los elementos del compromiso incluyen saber que se está haciendo algo que vale, teniendo un fuerte interés intrínseco en su trabajo y sentir que la visión de la organización resuena con el propósito personal. 


5. Confianza: Creer en sí mismo

Confianza es la puerta que le abre camino a los otros cuatro impulsores. Muy poca confianza y nada pasa, mucha confianza lleva a la arrogancia y a decisiones pobres. Sin una buena dosis de capacidad de creer en sí mismos, que es el sostén de la confianza, poca gente puede cumplir con lo que tiene que hacer.  No puedes tener organizaciones que tengan confianza en sí mismas sin personas con confianza en sí mismas.

Finalmente: Confiabilidad, Reconocimiento y Orgullo

Estos crean el contexto en el cual los cinco impulsadores (5 C´s) se operacionalizan. Lo cual significa que es fundamental que los líderes las apalanquen. Todo empieza con la confiabilidad, la cual genera reconocimiento que es la base del orgullo que los empleados sienten por su organización.